28.6.04

Esas peligrosas bolas de pelo

Una de las grandes ventajas de tener a un felino como mascota es lo increíblemente limpios que son. Al contrario que los perros, no soportan estar sucios. Limpiarse a conciencia haciendo uso de su lengua y sus manos es la segunda actividad a la que más tiempo dedican diariamente después de dormir. Precisamente por eso muchos gatos domésticos no han necesitado un baño en toda su vida. Su empeño por estar siempre inmaculadamente limpios es tal que cuando un gato no se asea es síntoma inequívoco de que se encuentra enfermo.

Pero está indiscutible virtud conlleva un grave peligro, sobre todo en las razas de pelo largo: las bolas de pelo. De tanto lamerse, los gatos acaban ingiriendo grandes cantidades de pelo muerto que forma bolas en el aparato digestivo. Cuando son pequeñas suelen ser vomitadas o eliminadas con las heces, pero si son demasiado grandes pueden provocar una oclusión intestinal que conducirá a la muerte del animal a menos que se intervenga quirúrgicamente. La única manera de evitarlo es cepillarle con frecuencia y suministrarle periódicamente hierba gatera o malta (en pastillas o jarabe), que facilitan la eliminación natural de las peligrosas bolas de pelo.

No hay comentarios: