15.11.04

Cómo debe actuar un niño ante perros desconocidos

La gran mayoría de los perros que conviven con nosotros en las grandes ciudades, nunca jamás a lo largo de toda su vida morderán a nadie. No obstante, siguen dándose diariamente casos de mordeduras, aunque en la mayor parte de los casos se trata de heridas de escasa importancia, más bien avisos de un perro que se siente amenazado. Normalmente las víctimas de estos mordiscos defensivos son los niños, por regla general ajenos al núcleo familiar. La razón es que muchos niños se sienten tan atraídos por los animales, que se empeñan en acariciar y jugar con todo cuadrúpedo que se cruce en su camino. Es muy enriquecedor para niños y perros que jueguen juntos, pero hay una serie de recomendaciones a tener muy en cuenta para evitar disgustos.

Algunos consejos
- Enséñele que antes de acariciar a un perro, tiene que pedir permiso a su dueño.
- No deje que se acerquen a perros que se encuentren vagando solos.
- Si el niño es muy pequeño o muy trasto, nunca le deje a solas con un perro desconocido.
- Hágale entender que nunca debe molestar a un perro que está comiendo, durmiendo o cuidando de sus cachorros.
- Explíquele que al principio debe estirar una mano con el dorso hacia arriba para que el perro la huela y que no debe mirar a los ojos directamente al animal.
- No debe apoyarse sobre su lomo, algo que muchos niños pequeños tienen a hacer con perros medianos y grandes y que los animales interpretan como una clara señal de dominio, ni intentar levantarlo del suelo.
- Extreme las precauciones con los perros más pequeños. Son los que más suelen morder, ya que se sienten más frágiles que los animales más grandes y se ponen antes a la defensiva. Precisamente por ello, es mejor que las mascotas de los niños pesen al menos 15 o 20 kilos.

2 comentarios:

Melisa dijo...

Luni es un macho de tres años más o menos, probablemente cruce de setter inglés, juguetón y alegre. Es precioso y encantador. Le encontraron en febrero celebrando el carnaval con unos niños en el pueblo. ¡Le encantan los niños!. Desde entonces está esperando que alguien se fije en él y se lo lleva a un buen hogar que sea definitivo. Está en la protectora de Herencia, en Ciudad Real, pero se envía a donde sea preciso.
Contacto para su adopción: Mayte 616 598 957 mayte_89@yahoo.com

La senda dijo...

Interesante tema. Los animales siempre son una buena compañía y ayudan a que muchas personas no se sientan solas. Ellos tambien transmiten su "amor".

saludos