9.5.05

Adiós mamá

Separar a los cachorros demasiado pronto de sus madres es un error frecuente que conduce en muchos casos a perros con problemas de comportamiento, como la hiperactividad, e incapaces de relacionarse bien con sus congéneres. El mínimo aconsejable es esperar a que tengan diez semanas de vida, aunque hay expertos en comportamiento canino que recomiendan esperar a las dieciséis semanas. Estar con una madre solícita nos asegurará que el cachorro tenga mejor temperamento y carácter. También en los gatos es recomendable esperar a que tengan al menos dos meses, tres si es posible. Este tipo de mininos serán más equilibrados, habrán aprendido de su mamá todas las rutinas higiénicas y medirán mejor la fuerza de sus mordiscos y arañazos al jugar.

1 comentario:

Inma dijo...

Hola Melisa! Muy interesante!
Aún así hay veces en que es difícil tener tanto tiempo a las crías con la madre... cuando me dieron a mi gatita, tan solo tenía 1 mes... Tiene la manía de chupar una mantita como si estuviera mamando, ya he visto a más gatos que lo hacen y por ahí he leído que puede deberse a un temprano destete...
Saludos