30.7.04

La ansiedad por separación

Algunos perros, cuyo comportamiento es impecable en compañía de sus amos, al quedarse solos se convierten en diablos que ladran, destrozan y/o hacen sus necesidades. En muchos casos se debe al aburrimiento o exceso de energía, algo que se arregla con ejercicio y juguetes, pero también puede ser un problema de comportamiento muy común conocido como ansiedad por separación.

Todo lo que debe saber sobre este transtorno:
— Siempre conviene acudir a un etólogo (que no a un adiestrador), un especialista en comportamiento animal, tanto para que lo diagnostique como para que lo trate.
— Se debe al carácter eminentemente social de todo perro y suele darse en animales dependientes o mal socializados.
— Regañarle al volver a casa y ver los destrozos no sirve de nada.
— Despedirse con mimos y golosinas es contraproducente.
— El perro debe comprender que quedarse solo es algo natural y que sus dueños siempre regresan, comenzando por irse pocos minutos, felicitándolo al volver si se ha comportado bien, e ir alargando las ausencias poco a poco.

3 comentarios:

Melisa dijo...

Guajira, la perrita de la foto (que se parece prodigiosamente a mi pobrecita Mina), nació aproximadamente en diciembre de este mismo año. Es activa, juguetona y encantadora. Ideal para enseñarla muchas cosas y llevársela a todos sitios para que aprenda cómo es el mundo. Está en la Asociación Nacional de Amigos de los Animales, por lo que se entrega en adopción únicamente dentro de la comunidad de Madrid.
Contacto: ANAA 915 447 376 (de lunes a viernes de 9 a 17 horas)

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.